En estos días he estado reflexionando sobre las relaciones, no es que sea la más experimentada,  no es que me haya ido muy bien en la vida en ese tema y todavía estoy aprendiendo, además que últimamente a mi alrededor las personas están pasando por cambios en sus relaciones.

De las cosas que he reflexionado es que las personas cambian y una misma cambia, cuando empezamos una relación la persona es de cierta manera y en el camino puede transformarse, sus prioridades pueden cambiar, sus gustos pueden cambiar, el sentimiento puede cambiar, y a veces podemos quedar en shock porque las cosas no pueden continuar como antes y pensamos que la otra persona no nos ama, hasta cierto punto puede ser así, el sentimiento puede desaparecer y ¿qué hacemos? Si, es difícil, puede ser duro, puede ser doloroso cuando el cambio viene de la otra persona y no de nosotros y puede ser aún más doloroso cuando has convertido todo ese tiempo en pareja a la otra persona como la causa de tu propia felicidad, olvidándote de que  aparte de tener una relación también tienes vida, tus propios gustos, tus pasiones. A veces nos olvidamos de nosotras mismas cuando entramos en una relación de pareja pensando que eso es el amor y que de esa manera estamos demostrando amor, cuando el amor debe basarse desde el amor hacia ti misma, crear tu propio mundo que no dependa de otro tu felicidad y que a través de tu propia felicidad ir caminando juntos de la mano, uniendo las dos felicidades como entidades aparte que se unen para caminar en una misma dirección y visión juntos pero sin descuidar tu propio mundo.

Y cuando llegas a ese punto de no retorno toca ir hacia adentro y buscar dentro de una misma e indagar en nuestro propósito de vida y si nunca lo has hecho, es volver a conocerte, re descubrirte, es un proceso que puede ser doloroso pero a la vez puede ser una aventura volver a conectar contigo misma, re-definir lo que deseas de la vida y las relaciones, como quieres vivirla.

Lo que si te puedo decir es que como seres humanos nos merecemos vivir una vida plena, de relaciones autenticas que nos alimenten y nos ayuden a evolucionar. Y más allá de ver el lado caótico de la situación lo positivo es que nos ayuda a transformarnos y conocer partes de nosotros mismos que no conocíamos y que están allí latentes para ser descubiertas que en el otro estado donde todo era entre comillas normal estaba adormecido y la vida siempre nos va a empujar a crecer, quiera uno o no, no hay más que seguir adelante y lo que ya no nos funciona para nuestro crecimiento emocional y espiritual se va a transformar y cuando nos resistimos al cambio puede venir el sufrimiento que es lo que lo hace incomodo, porque las emociones van a surgir y hay que permitirlas que fluyan, el tema es cuando no las aceptamos y las tapamos, por eso es mejor fluir, buscar ayuda si es necesario, cuidarte, procurarte el mayor bienestar que puedas porque cuando una está en esos procesos necesitas cuidar mas de ti que antes, enfocarte en cosas que te den alegría, apoyarte de las personas a tu alrededor, dejar el juicio aparte, conectar con tu lado espiritual, alimentarte bien, tener espacios de diversión, no encerrarte, meditar, encontrar un hobby, aventurarte en algo que nunca habías hecho, salir de la comodidad, cultivar momentos de tranquilidad y de comunión contigo misma y dejar que la vida se desarrolle sin resistencia y solo fluir.

Si estás pasando por una situación de cambio en tus relaciones ya sea de pareja, socio, amistad no dudes en pedir ayuda, a veces es mejor ir por la vida acompañadas que solas.

La vida no es una linea recta siempre hay sus altas y bajas y hay que aprender como se dice por allí a surfear la ola con todas sus emociones.

Si te interesa más de estos temas puedes mandarme un mensaje y lo tomare en cuenta, Y si necesitas ayuda aquí estoy! te envío un abrazo fuerte y nos vemos en el próximo mensaje.