Sé que a muchos les pasa que cuando se sienten tristes, en desesperación, o las cosas no suceden como quisiéramos, ya sea, en el trabajo, las relaciones y todo lo que pueda ocurrir en tu vida, entramos en un espacio donde es difícil aceptar lo que se está viviendo y queremos escapar, porque como seres humanos vivimos buscando el placer, es natural, pero no siempre es así.  A veces para evolucionar, crecer, cambiar, mejorarnos, debemos pasar por situaciones que nos retan y puede surgir, la rabia, la tristeza, el dolor, el sufrimiento. Y cuando no queremos ver lo que estamos sintiendo solemos escaparnos en el alcohol, la comida, en apego a relaciones toxicas y todo esto para llenar un vacío causado por eso que tanto nos duele.

Si nos diéramos cuenta que aceptar la situación como es y cómo estás en el momento o aceptar eso que tanto nos duele puede ser el inicio de un gran cambio en nuestra vida, cada vez que pasáramos por situaciones dolorosas lo viéramos como una oportunidad para crecer, madurar, evolucionar, conectarnos con lo profundo de nuestro ser, el descubrirnos, no lo miráramos como un obstáculo sino como una bendición, que ha llegado para transformar nuestras vidas.

A partir de ese momento en la aceptación de lo que nos pasa, nuestra energía y vibración cambia, porque no nos estamos resistiendo al momento presente, al contrario, lo abrazamos, lo aceptamos y eso crea un impulso que nos abre a experimentar nuevas emociones más acorde a lo que deseamos, a nuestro bienestar y a partir de allí todo puede fluir con mayor facilidad, tranquilidad y paz.

Comenzamos a conectar con nuestro poder interior, con el amor que puede estar a nuestra disposición en nuestro interior y de lo que nos rodea. En el dolor y sufrimiento nos cuesta mucho ver y sentir el amor que yace en una y a nuestro alrededor.

Hoy te invito que, si en estos momentos de tu vida estas pasando por alguna situación que te pueda estar causando dolor o sufrimiento, hagas un alto y observes desde afuera, que tiene que decirte eso que estás sintiendo, ¿hay algo que debes cambiar en tu vida?, algo que tengas que transformar, mejorar, sanar, dejar atrás, perdonar, perdonarte, cuidar de ti. Solo por hoy y el tiempo que sea necesario, acepta, observa y escúchate. A veces creemos que las respuestas están afuera, pero si logras aceptar lo que está allí, ya has hecho un gran avance. ¡Felicidades!!!